Okupas y derechos de los propietarios

Urbanal 14/11/2018

Unas vacaciones de ensueño se pueden convertir en una pesadilla al llegar a casa y ver que te la han ocupado. Llamas a la policía y estos no pueden hacer nada. Una vez que los okupas pueden demostrar que no acaban de asaltar la vivienda sino que llevan más días en ella, estos adquieren unos derechos y no se les puede echar hasta que un juez de la orden de desahucio.

¿Qué puedes hacer ante esta situación?

El 2 de julio de este año se aprobó una ley para agilizar el proceso de desalojo, es lo que se conoce como desahucio exprés. De modo que se puede hacer por vía civil y no penal (mucho más lenta).

No obstante, solo se pueden beneficiar de este nuevo procedimiento las personas físicas, entidades sin ánimo de lucro y la administración pública, quedando excluida cualquier entidad privada. Tampoco se incluye en este procedimiento la ocupación de viviendas por parte de inquilinos que dejen de pagar la renta.

El primer paso ante una ocupación es interponer una demanda en los juzgados, en la qua acreditas que esa es tu propiedad (normalmente mediante la escritura del inmueble) y en la que se debe solicitar la inmediata entrega de la vivienda.

Para poner esta demanda no es necesario conocer la identidad de los ocupantes. Aunque cabe señalar, que para que interponer la demanda, el propietario de la vivienda debe tener y pagar a un abogado y a un procurador.

Una vez que se admite a trámite, los okupas tienen 5 días para demostrar que están en la vivienda de forma legal, mediante un contrato de alquiler por ejemplo. Si estos no pueden demostrarlo se resolverá la entrega inmediata de la vivienda sin posibilidad de recurrir.

¿Cómo evitar una ocupación?

La nueva ley ha agilizado el proceso de desahucio, no obstante, el proceso aún se alarga en el tiempo y supone unos costes importantes para el propietario. Por eso, recomendamos que se tomen estas medidas de precaución para evitar que esto ocurra (o vuelva a ocurrir):

  • Instalar una puerta acorazada: en el proceso para tirarla abajo, a los okupas les tomaría mucho tiempo y harían mucho ruido, de modo que es más probable que los vecinos llamen a la policía y estos impidan la ocupación.
  • Contar con una alarma de seguridad: una alarma no solo avisa a la policía del asalto que está sufriendo la vivienda, sino que demuestra que estas personas acaban de entrar en la vivienda. Por tanto no adquieren derechos como okupas y se puede proceder al desalojo inmediato.

Esperamos que estos consejos te ayuden a proteger tu hogar. Si buscas vivienda en Albacete no dudes en visitarnos ¡nuestras viviendas cuentan con puerta acorazada!

Infórmate sobre nuestros pisos de alquiler y venta

Sobre el autor

Deja un comentario